Cómo empezar en el mercado de opciones

Si estás cansado de elegir entre precio y calidad, deberías chequear el mercado de opciones. El comercio de opciones puede parecer abrumador, pero una vez que conoces algunos puntos clave puedes entender todo fácilmente.

Las opciones son otra clase de activos y, cuando se usan correctamente, proporcionan muchas ventajas que las acciones de negociación y los ETF por sí solos no pueden ofrecer. Te explicamos todo lo que debes saber para empezar en el mercado de opciones.

Qué son las opciones

Una opción es un contrato para comprar o vender una acción. Permite (pero no requiere) que un inversor compre o venda un instrumento subyacente como un valor, ETF o incluso un índice a un precio predeterminado durante un cierto período de tiempo.

La compra y venta se realiza en el mercado de opciones. En este mercado se negocian contratos basados en valores. Cuando compras una opción que te permite comprar acciones, a esto se le denomina “opción de compra”, y cuando compras una opción que te permite vender acciones, se le llama “opción de venta”. 

Las opciones no son lo mismo que las acciones. Fundamentalmente porque no representan la propiedad de una empresa. Las opciones también se consideran de menor riesgo porque puedes retirarte de un contrato de opciones en cualquier momento. El precio de la opción (su prima) es, por lo tanto, un porcentaje del activo o valor subyacente.

Qué es el mercado de opciones

El mercado de opciones se refiere simplemente a opciones de comercio. Generalmente se realiza con valores en el mercado de valores o bonos (así como ETF y similares).

El mercado de opciones está compuesto por dos tipos de opciones con las que puedes comprar o vender: opciones de llamada y opción de venta. 

Opciones de compra (Call)

Es una opción de compra, y funciona como un contrato que le da al inversionista el derecho de comprar una cierta cantidad de acciones (generalmente 100 por contrato) de un determinado valor o producto a un precio específico durante un cierto período de tiempo.

Con una opción de compra, un operador puede comprar cierta cantidad de acciones de acciones, bonos o incluso otros instrumentos como ETF o índices en un momento futuro (al vencimiento del contrato).

Cuando compras una opción de compra, deseas que las acciones (u otro valor) aumenten de precio para que puedas obtener una ganancia de tu contrato al ejercer su derecho a comprar esas acciones (y generalmente venderlas inmediatamente) y así sacar provecho de la ganancia.

La tarifa que pagas para comprar la acción de compra se llama prima, y la prima de la opción de compra funciona como un pago inicial que darías para una casa o un automóvil.

Al comprar una opción de compra, acuerdas con el vendedor un precio de ejercicio y se le da la opción de comprar el valor a un precio predeterminado (que no cambia hasta que expire el contrato). En ese sentido, las opciones de compra son muy parecidas a los seguros: pagas un contrato que vence en un tiempo establecido pero que te permite comprar una garantía (como una acción) a un precio predeterminado (que no aumentará incluso si el precio de la acción en el mercado hace).

Pero la opción la debes renovar de forma semanal, mensual o trimestral, y es por esta razón que las opciones siempre experimentan lo que se llama disminución de tiempo, lo que significa que su valor decae con el tiempo.

Opciones de venta (Put)

Una opción de venta es un contrato que da al inversionista el derecho de vender una cierta cantidad de acciones (nuevamente, generalmente 100 por contrato) de un determinado valor o producto a un precio específico durante un cierto período de tiempo.

Tal y como sucede con las opciones de compra, una opción de venta le permite al operador el derecho (pero no la obligación) de vender un valor antes de la fecha de vencimiento del contrato.

El precio al que aceptas vender las acciones se le conoce como precio de ejercicio. Y la prima es la tarifa que se paga por la opción de venta. Las opciones ventas en general funcionan de forma similar a las llamadas, con la excepción de que si estás comprando opciones de venta, deseas que la seguridad baje de precio para poder obtener ganancias. Asimismo, con las opciones de venta, cuanto mayor sea el precio de ejercicio, mayor será el valor intrínseco de la opción de venta.

Cómo empezar en el mercado de opciones

Lo primero que debes comprender son los riesgos, las opciones se pueden comprar de forma especulativa o como cobertura contra pérdidas. Las compras especulativas presentan el potencial de ganar mucho dinero, pero solo si los operadores pueden predecir correctamente la magnitud, el momento y la dirección del movimiento de precios de los valores subyacentes.

Los comerciantes novatos deben tener mucho cuidado, ya que hacer compras especulativas incorrectamente puede resultar en grandes pérdidas y altas comisiones comerciales. 

Luego debes elegir un corredor. Las bajas comisiones son solo la punta del iceberg cuando se trata de elegir el mejor corredor de opciones. Los comerciantes deben considerar tarifas ocultas, como tarifas de plataforma y tarifas de datos. Los diferentes operadores tienen diferentes niveles de habilidad, estrategias comerciales y necesidades.

El comercio de opciones puede ser complejo, por eso los principiantes deben buscar una plataforma con muchos recursos educativos y de orientación. Mientras tanto, los operadores avanzados deben buscar características e investigaciones de nivel profesional. 

Dicho esto, veamos algunos de los pasos que debes seguir para comenzar bien en el mercado de opciones. 

Pasos para comenzar en el mercado de opciones

Paso 1: abrir una cuenta de negociación de opciones

Debes asegurarte de abrir una cuenta con el más alto nivel de autorización de negociación de opciones posible. Para ello, deberás responder algunas preguntas para que el corredor pueda absolverse de la responsabilidad si los inversores pierden grandes sumas de dinero.

Debes saber que no todos los corredores en línea te permiten intercambiar opciones. Incluso las casas tradicionales de bolsa que sí permiten hacerlo, pueden no ser la mejor opción para ti. El especialista Tom Gentile recomienda abrir una cuenta de opciones con la que también puede negociar acciones (acciones).

Dentro de las cuentas de opciones existen dos tipos diferentes: instantánea y de transmisión. Las cuentas instantáneas son excelentes para principiantes o comerciantes de posición, como el nombre lo indica ocurren de forma instantánea, lo que significa que la información que está viendo puede retrasarse unos minutos.

Mientras que las cuentas de transmisión o streaming, on excelentes para operadores con algo de experiencia y que desean ingresar y salir de posiciones en plazos más cortos (menos de 30 días). En este último tipo de cuenta, pedidos y la información llegan en tiempo real.

Paso 2: Conceptos básicos del comercio de opciones

Debes aprender el vocabulario para navegar como pez en el agua por el mercado de opciones. Ya vimos lo que era una opción y los dos tipos de opciones fundamentales. Pero ahora debemos hablar de los símbolos de opciones. 

El símbolo brinda mucha información valiosa sobre la opción.Lo primero que presenta el símbolo a la izquierda es el ticker de la seguridad subyacente. El valor subyacente es la acción, ETF o valor que la opción le da derecho a comprar o vender. A veces se le conoce como subyacente. En este caso, la seguridad subyacente es Amazon.com Inc.

Luego, los seis dígitos a la derecha de AMZN representan la fecha de vencimiento. La fecha de vencimiento es siempre el tercer sábado del mes. La letra que sigue a la fecha de vencimiento es el tipo de opción. La C representa una llamada (opción de compra), si fuera una letra P, significaría put (opción de venta). Y finalmente, la última información sobre el símbolo de opción es el precio de ejercicio.

Paso 3: Posiciones largas y posiciones cortas de opciones

Tanto las opciones de venta como las de compra pueden tomar dos opciones: cortas y largas. Tener una opción larga significa simplemente que compraste el contrato de opciones. Mientras que tener una opción corta significa que vendiste el contrato de opciones sin tener la opción.

Por tanto, comprar llamadas largas significa que compras el derecho de comprar 100 acciones del subyacente al precio de ejercicio. Mientras que con las llamadas cortas vendes a otra persona el derecho de comprar las acciones subyacentes, pero no tienes la opción (aunque es posible que tengas las acciones).

Por otro lado, las opciones de venta largas se refieren a cuando compras el derecho de vender 100 acciones al precio de ejercicio. Y las opciones de venta cortas se refieren a cuando vendes a alguien el derecho de vender una acción a un precio determinado. Si ejercen la opción, estás obligado a comprar 100 acciones del valor subyacente al precio de ejercicio del comprador de la opción de venta.

Paso 4: Combinando opciones para limitar el riesgo y maximizar las ganancias

Debes intercambiar las opciones de compra y venta bajas el riesgo si lo haces correctamente. Comprar y vender varias opciones de compra y realizar el mismo pedido puede reducir el costo de un intercambio de opciones, cubrir su riesgo y proporcionarte el máximo rendimiento.Las combinaciones de opciones se pueden colocar en dos categorías: operaciones direccionales y operaciones no direccionales.

Ejemplos de mercado de opciones

Una idea básica de lo que sería una opción de compra o venta típica, sería un operador que compra una opción de compra y venta en Microsoft (MSFT). Por ejemplo, si hizo una opción de compra larga por 100 acciones de acciones de Microsoft a $ 110 por acción para el 1 de diciembre, tendría derecho a comprar 100 acciones de esa acción a $ 110 por acción, independientemente de si el precio de la acción cambió o no antes del 1 de diciembre. 

Para esta opción de compra larga, debería esperar que el precio de Microsoft aumente, pues así podría cosechar las ganancias cuando pueda comprarlo a un costo más barato que su valor de mercado. Sin embargo, si decide no ejercer ese derecho a comprar las acciones, solo estaría perdiendo la prima que pagó por la opción, pues no es obligatorio que compre una acción.

Por otro lado, si comprara una opción de venta larga para Microsoft, estaría apostando a que el precio de las acciones de Microsoft disminuiría hasta que expire su contrato. En el caso de que ejerciera su derecho de vender esas acciones, las estaría vendiendo a un precio más alto que su valor de mercado.

Otro ejemplo sería comprar una opción de compra larga por una prima de $ 2 (por lo que para las 100 acciones por contrato, eso equivaldría a $ 200 para todo el contrato). Si la persona compra una opción por 100 acciones de Oracle (ORCL) por un precio de ejercicio de $ 40 por acción que vence en dos meses, espera que las acciones lleguen a $ 50 para ese momento.

Gasta $ 200 en el contrato(la prima de $ 2 multiplicada por 100 acciones por el contrato) y finalmente cuando el precio de la acción llegue a $ 50 como ha creído, su opción de compra para comprar a $ 40 por acción será de $ 10 (el contrato ahora vale $ 1,000, ya que tiene 100 acciones de la acción), dado que la diferencia entre 40 y 50 es 10. En este punto, la persona puede decidir comprar sus acciones a $ 40 en lugar de $ 50 que es lo que ahora vale. Y así, su contrato original de $ 200 pasa a valer $ 1,000, que es una ganancia de $ 800 y un 400% de retorno. ¡Maravilloso!

Esperamos que este pequeño bosquejo te ayude a iniciarte de forma efectiva en el mercado de opciones.



Deja un comentario