Cómo invertir en fondos de inversión (EFT) internacionales Cómo invertir en fondos de inversión (EFT) internacionales
Los inversores siempre buscan formas de aumentar su exposición al mercado y aprovechar las oportunidades rentables. La inversión internacional es una opción disponible para... Cómo invertir en fondos de inversión (EFT) internacionales

Los inversores siempre buscan formas de aumentar su exposición al mercado y aprovechar las oportunidades rentables. La inversión internacional es una opción disponible para los inversores que buscan asumir un poco más de riesgo.

La inversión internacional permite a los inversores diversificar sus inversiones por región; o aumentar o disminuir la exposición a tipos de inversión extranjera emergentes, estables o en crecimiento.

Los fondos cotizados en divisas (ETF) son activos eficientes y beneficiosos para tu cartera, y te permiten obtener acceso instantáneo para invertir en mercados extranjeros. Dicho esto veamos cómo invertir en fondos de inversión (EFT) internacionales.

Qué son los EFT internacionales

Un fondo cotizado en bolsa internacional o ETF invierte específicamente en valores con base en el extranjero. El enfoque puede ser global, regional o en un país específico y puede tener acciones o valores de renta fija.

Cómo funcionan

Los ETF internacionales suelen invertirse pasivamente en torno a un índice de referencia subyacente, pero el índice puede variar sustancialmente de un gestor de fondos a otro. Algunos fondos, especialmente aquellos con una amplia presencia global o aquellos que invierten en países con economías avanzadas, pueden proporcionar una fuerte diversificación invirtiendo en cientos de empresas.

Los ETF que invierten en un solo país extranjero pueden conllevar mayores riesgos que los ETF internacionales que distribuyen sus inversiones entre muchos países.

Si un solo país sufre una recesión importante u otras dificultades financieras, un ETF que solo invierte en valores basados ​​allí, podría tener un déficit de rendimiento importante. Los ETF internacionales son cada vez más populares para los inversores estadounidenses en medio de un fuerte crecimiento global. 

Los avances en la globalización y la regulación financiera han abierto más mercados financieros a la inversión externa. En general, los índices de gastos de los ETF internacionales tienden a ser más altos que los promedios debido a los mayores costos de invertir en el extranjero.

Mercados emergentes

Para los inversores estadounidenses, los fondos internacionales pueden incluir inversiones en mercados desarrollados, emergentes o fronterizos en una variedad de clases de activos. Estos fondos pueden ofrecer distintos niveles de riesgo y rendimiento. Además de las consideraciones específicas de cada país, los fondos internacionales se gestionan para varias clases de activos. 

Los fondos de deuda y de capital son los dos más comunes y brindan un amplio universo para la inversión. Los inversores estadounidenses que deseen adoptar posiciones más conservadoras pueden invertir en ofertas de deuda pública o empresarial. 

Los fondos de renta variable ofrecen carteras diversificadas de inversiones en acciones que se pueden gestionar con una variedad de objetivos. Los fondos de asignación de activos que ofrecen una combinación de  deuda  y capital pueden proporcionar inversiones más equilibradas con la oportunidad de invertir en regiones específicas del mundo.

Cómo invertir en un EFT internacional

Aquí hay seis tipos de ETF internacionales que puedes utilizar para diversificar y aumentar tu cartera.

ETF específicos del mercado extranjero

Si estás buscando apuntar a un país específico en tu estrategia de inversión, un ETF de mercado extranjero podría ser la mejor opción. Los ETF de mercado rastrean el desempeño general de la situación financiera de un país mediante el seguimiento de un índice de las bolsas de ese país.

Los índices generalmente consisten en una selección de acciones necesarias para el clima económico del mercado. Un cambio general en el índice (o las empresas incluidas) generalmente indica la situación financiera fluctuante del país.

ETF amplios del mercado exterior

Si bien algunos ETF del mercado se centran en un país o región específicos, otros ETF son más inclusivos. Por ejemplo, una inversión BRIC incluirá valores derivados de Brasil, Rusia, India o China. Entonces, si estás buscando invertir en uno o más de estos países, un ETF BRIC como BKF iShares MSCI BRIC Index ETF puede ser una forma de hacerlo.

Además de los productos BRIC, existen otros ETF de amplio mercado. Hay ETF de Asia, ETF de Europa e incluso ETF de América del Norte y América Latina.

ETF de mercados emergentes

Los ETF de mercados emergentes son fondos basados ​​en valores de países con potencial de crecimiento y bajos ingresos, que están experimentando un rápido cambio social. Los países considerados emergentes figuran en el índice de mercados emergentes internacionales de Morgan Stanley Capital (MSCI).

Al igual que los ETF de mercados extranjeros, los ETF de mercados emergentes tienen mercados amplios y específicos para elegir. Si un inversor cree que hay beneficios potenciales en un país en particular o una región en general, un ETF de mercado emergente podría ser una buena inversión.

Una opción para un ETF de mercado emergente de un país específico es el ETF Global X MSCI Colombia (GXG). También puedes elegir un ETF de mercado emergente amplio que rastree la mayoría de los países emergentes, como el ETF iShares Core MSCI Emerging Markets (IEMG).

ETF de bonos internacionales

Otra forma de invertir en mercados extranjeros es con ETF de bonos internacionales. Los ETF de bonos no solo aumentan tu exposición a regiones extranjeras, sino que también pueden crear un flujo de ingresos fijos para tu cartera.

Los ETF de bonos internacionales benefician a los inversores internacionales porque pueden ayudar a cubrir el riesgo de ETF de acciones extranjeras. Si necesitas protección al alza o a la baja para los riesgos bursátiles globales de tu cartera, es posible que desees buscar ETF de bonos extranjeros.

ETF en moneda extranjera

Al igual que con otros ETF extranjeros, los ETF de divisas pueden rastrear un país específico o una colección de divisas. Sin embargo, la inversión en moneda extranjera es notoriamente riesgosa. 

Los ETF de divisas pueden mitigar gran parte de este riesgo si el inversor tiene más posiciones en tu propio país porque se reduce el riesgo de tipo de cambio. Además, dado que los bonos a largo plazo conllevan riesgo de inflación, los ETF de divisas te permiten cubrir el riesgo de inflación extranjera en tu cartera.

ETF de materias primas

La mayoría de los inversores piensan que las materias primas son una inversión general o nacional, pero ese no es el caso. Al igual que los ETF extranjeros, puedes utilizar un ETF de materias primas para obtener exposición internacional o cubrir el riesgo extranjero en una cartera.

Por ejemplo, si tienes inversiones en un país donde la principal subcontratación es el carbón, podrías utilizar un ETF de carbón para compensar el riesgo de otras inversiones en ese país. Si un país está desarrollando fuentes de energía alternativas para combatir la crisis energética que se avecina, un ETF de energía solar podría ser una inversión que rinda dividendos a escala mundial.

Utilizar un ETF de materias primas como inversión extranjera es una estrategia avanzada. Sin embargo, con la aplicación adecuada, puede resultar muy eficaz tanto para inversores como para comerciantes.

Equipo Trading