Cómo saber cuándo vender tus Acciones Cómo saber cuándo vender tus Acciones
En teoría, ganar dinero con acciones implica dos decisiones clave: comprar en el momento adecuado y vender en el momento adecuado. Las ganancias vienen... Cómo saber cuándo vender tus Acciones

En teoría, ganar dinero con acciones implica dos decisiones clave: comprar en el momento adecuado y vender en el momento adecuado. Las ganancias vienen cuando se ejecutan ambas decisiones correctamente.

Sin embargo, a menudo se enseña cuándo comprar, pero no cuándo es el momento perfecto para vender. Aquí te enseñamos cómo saber cuándo vender tus acciones. 

Cuándo vender tus acciones

Generalmente es una mala idea vender una acción simplemente porque el precio subió o bajó. Pero por otro lado existen razones perfectamente válidas que reflejan el momento oportuno para vender. Estas razones pueden ser:

  • Las razones por las que compraste las acciones ya no se aplican.
  • La empresa está siendo adquirida.
  • Necesitas el dinero, o lo necesitarás pronto.
  • Debes reequilibrar tu cartera (porque está fuera de balance o tus objetivos de inversión cambian).
  • Viste una mejor oportunidad para invertir en otro lugar.

A continuación explicamos cada razón potencial:

Las razones por las que compraste las acciones ya no se aplican

Debes vender cuando las razones por las que compraste la acción en primer lugar ya no aplican. En pocas palabras, cada inversión en acciones que realices debe tener una razón detrás, además del simple deseo de que el precio suba. A esto se le llama tesis de inversión.

Si la tesis de inversión aún se aplica (y ninguna de las otras razones que estamos a punto de discutir se aplica), no tienes una razón de peso para vender. No obstante, si algo fundamental cambia, te puede dar una buena razón para vender. Por ejemplo, esto podría significar:

  • La cuota de mercado de la compañía está disminuyendo, o un competidor ahora ofrece un producto superior a un precio más bajo.
  • El crecimiento de las ventas se ha ralentizado notablemente. 
  • La administración de la compañía cambió, y los nuevos gerentes están tomando decisiones imprudentes como asumir demasiada deuda.

Por supuesto, pueden existir muchas otras razones que te hagan considerar la venta pues esta no es una lista exhaustiva. En síntesis, se trata de que si algo contradice tu tesis de inversión, tienes una fuerte razón para vender.

La empresa está siendo adquirida

Si la compañía en la que inviertes ha aceptado ser adquirida, tienes otra razón potencial para vender. Por lo general, cuando se anuncia una adquisición de una compañía, el precio de las acciones generalmente aumenta a un nivel cercano al precio acordado. Y lo que se aconseja en estos casos es tomar medidas como bloquear ganancias, ya que tu potencial alcista puede ser bastante limitado.

Hay tres formas posibles de adquirir una empresa: efectivo, acciones o una combinación de ambas. Cuando la adquisición es totalmente en efectivo, las acciones generalmente gravitan hacia el precio de adquisición. Y si el acuerdo se desmorona, las acciones suelen derrumbarse. Por tanto, si la adquisición es en efectivo, lo más recomendable es que vendas tus acciones.

En acciones u ofertas de efectivo y acciones, la decisión no está tan clara, debes plantearte si quieres ser accionista de la empresa adquirente. Por ejemplo, 20th Century Studios acordó ser adquirida por Disney en un acuerdo de acciones.

Los accionistas de 20th Century Studios debían decidir si querían convertirse en inversores de Disney. Si estando en una situación parecida tu respuesta es que no accederías a ser accionista, es perfectamente aceptable retirar tu dinero.

En general, es una buena regla general mantener el dinero que necesitará en los próximos años lejos del mercado de valores. Entonces, si necesita el dinero, esa es una buena razón para vender. 

Necesitas dinero o pronto lo necesitarás

Si una persona está en el proceso de compra de una casa, puede vender la mayor parte de su posición de stock favorita para cubrir el pago inicial de la vivienda.

Asimismo sucede si la persona planea usar su cartera de inversiones para enviar a sus hijos a la universidad. Si bien son jóvenes, está completamente bien invertir ese dinero en el mercado de valores, pero una vez que están a unos años de distancia, es aconsejable trasladar ese dinero a efectivo o inversiones equivalentes como CD.

Necesitas reequilibrar tu cartera

Para reequilibrar tu cartera puedes vender una acción o varias. Hay dos situaciones principales en las que esto podría ser necesario.

Acciones de alto rendimiento: por ejemplo, si inviertes alrededor del 10% del valor de tu cartera en acciones de Bank of America (NYSE: BAC) a principios de 2016, habrás notado que las acciones casi se triplicaron en los próximos años y terminaron representando más del 20% de las acciones de tu cartera. Este es un punto a favor. Es un buen contexto, sin embargo, puede que no te sientas cómodo invirtiendo gran parte de tu dinero en una sola empresa. 

Reducción de la exposición a acciones: a medida que se acerca la jubilación, es inteligente reducir gradualmente tu exposición a las acciones. Por tanto, si ya han pasado algunos años desde que ajustaste tu asignación de activos, puedes considerar vender algunas de tus tenencias de acciones, para transferir el dinero a inversiones de renta fija (bonos).

Cuando no vender una acción

Estas son algunas de las situaciones en las que los inversores se equivocan al vender:

  • Ninguna de las razones antes mencionadas tiene algo que ver con el precio de la acción en sí, ni con cuánto ganó o perdió desde que la compró. Por tanto, es muy peligroso tomar decisiones de inversión basadas únicamente en cambios de precios.
  • También es una mala decisión vender acciones simplemente para reducir tus impuestos. La estrategia de recolección de pérdidas impositivas puede ser inteligente, pero solo si la acción que vendes es una que ya querías vender por razones válidas.

En conclusión, existen razones contundentes para vender una acción, pero no son las que los inversores se imaginan. Asegúrate de vender por las razones correctas y no solamente para obtener más ganancias, evitar nuevas caídas o ahorrar dinero en impuestos.

Equipo Trading