Tipos de inversión en PYMES Tipos de inversión en PYMES
Las pequeñas empresas son la columna vertebral para la economía de cualquier país, así que necesitan toda la ayuda posible. Cuando los inversores invierten... Tipos de inversión en PYMES

Las pequeñas empresas son la columna vertebral para la economía de cualquier país, así que necesitan toda la ayuda posible. Cuando los inversores invierten en las PYMES no solo logran hacer crecer su cartera de negocios, sino que también ayudan a los propietarios de negocios a obtener independencia financiera. 

Pero muchos de los propietarios de las PYMES no conocen otro método de financiamiento además de los préstamos comerciales. Ya sea que estés considerando financiar una nueva empresa o fundando una desde cero, por lo general solo hay dos tipos de posiciones que puedes tomar: acciones (intercambiar dinero por propiedad y ganancias) o deuda (prestar dinero). Explicaremos cada caso a continuación. 

Inversiones de capital en pequeñas empresas

Cuando inviertes capital, básicamente estás comprando una pequeña parte del pastel. Los inversores en acciones proporcionan capital, casi siempre en forma de efectivo, a cambio de un porcentaje de las ganancias (o pérdidas).

Mientras tanto las PYMES aprovechan este capital invertido para gastos de capital necesarios para la expansión, efectivo para realizar las operaciones diarias, reducir la deuda o contratar nuevos empleados.

Inversiones de deuda en pequeñas empresas

Significa prestar dinero con la promesa de ingresos por interés y el eventual reembolso del principal. Por lo general se proporciona en forma de préstamos directos con amortización regular (reducción de intereses primero, luego principal) o con la compra de bonos emitidos por la empresa, que proporcionan pagos de intereses semestrales enviados por correo al tenedor de bonos.

La mayor ventaja de este tipo de inversión es que te da un lugar privilegiado en la estructura de capitalización. Lo que significa que si la empresa quiebra, la deuda tiene prioridad sobre los accionistas (los inversores de capital).

¿Qué es mejor: inversión de capital o inversión de deuda?

No hay una respuesta sencilla a esta pregunta, pero lo que sí podemos afirmar es que si el negocio se vuelve inmensamente exitoso como McDonald’s es más conveniente para ti que hayas comprado acciones en lugar de acciones. Y en caso contrario, si el negocio fracasa, tu mejor oportunidad para salir ileso es que hayas invertido en una deuda y no en capital. 

Pero para saber cuál será el éxito o el fracaso de un negocio hay que hacer muchas consideraciones y jugar un poco a los dados. Y según el libro “Análisis de seguridad” de Benjamin Graham, el capital social en una empresa libre de deudas no puede representar un riesgo mayor que una inversión de deuda en la misma empresa porque la persona sería la primera en la línea de la estructura de capitalización en ambos casos.

Así que muchas veces los inversores de pequeñas empresas o PYMES se sitúan en un punto medio, eligiendo las acciones preferentes. Sin embargo, algunos expertos estiman que las acciones preferentes parecen combinar las peores características tanto de las acciones como de la deuda, a saber, el limitado potencial alcista de la deuda, con la menor capitalización. 

Así que en definitiva, debes elegir aquel tipo de inversión con el cual te sientas más cómodo, asumiendo los riesgos de acuerdo a tu filosofía de inversión. 

Equipo Trading